El eurodiputado Enrique Calvet lleva el “contrarrelato” catalán a Bruselas